Centro Comercial El Trébol
Avda. Las Acacias s/n
35508 Costa Teguise
Lanzarote
(+34) 928 590 069
NOTICIAS
Español   English
En los próximos días otra tortuga boba será devuelta al mar
10/04/2016.

El 20 de Junio de 2011 es una fecha muy importante para el Aquarium de Lanzarote, porque ese día, hace ahora casi 5 años, llegó a nuestro centro el primer ejemplar de tortuga Caretta caretta para ser rehabilitada, bajo el Convenio de Colaboración acordado entre el Cabildo de Lanzarote y el Aquarium para la Recuperación de Animales Protegidos Accidentados. 

Con esa pequeña tortuga de unos 43cm y apenas 6kg de peso comenzó todo. Aquella fue la primera de otras muchas tortugas de esta especie que irían llegando al Aquarium para ser rehabilitadas. En la mayoría de los casos por suerte eran devueltas a su entorno natural tras recuperarse de las heridas sufridas, casi siempre por culpa de la contaminación que por desgracia invade nuestros mares. 

De eso hará el próximo mes de Junio 5 años. Desde que nos llegó ese primer ejemplar no hemos dejado de trabajar para que cada año pudieran ser devueltas en las mejores condiciones todas las tortugas que fueran llegando dañadas a nuestras costas y rehabilitadas en nuestro centro.  En las próximas semanas tendremos la suerte de poder devolver  al mar otro ejemplar de tortugaCaretta caretta o tortuga boba. Esta última llegó con la aleta delantera izquierda gravemente herida, las tres cuartas partes de dicha aleta  estaban necrosada por lo que hubo que amputarle esa parte irrecuperable. Después de ser operada, pasar un periodo de recuperación en el Aquarium, y comprobar que el animal está en perfecto estado el veterinario ha decidido que la tortuga puede ser devuelta al mar en los próximos días.

Estas dos tortugas y otras tantas que llegan al Aquarium tienen la suerte de sobrevivir y ser devueltas a su entorno en la naturaleza, esto sucede en gran parte gracias al programa de Recuperación de Animales Protegidos Accidentados. Sin embargo tenemos que ser muy conscientes de que algunos ejemplares no tienen la misma fortuna y quedan gravemente dañados o incluso mueren por culpa de los plásticos, redes y demás elementos que contaminan  los mares y ponen en peligro la supervivencia de nuestra fauna.